Soluciones nutricionales para el adecuado desarrollo de brócoli y coliflor en todas las fases del cultivo

Vellsam Materias Bioactivas cuenta con un amplio porfolio de soluciones adaptadas a cada etapa fenológica del cultivo

Una correcta nutrición resulta fundamental para el adecuado desarrollo de brócolis y coliflores, por lo que es vital para los agricultores contar con soluciones adaptadas a cada etapa fenológica del cultivo, algo que ofrece Vellsam Materias Bioactivas a través de un amplio porfolio.

 

En España existen actualmente alrededor de 32.000 hectáreas dedicadas al cultivo de brócoli, siendo Murcia, con 12.000 hectáreas y 192.500 toneladas, una de las principales zonas de producción, seguida de otras como Extremadura o Navarra, con 5.200 y 4.800 hectáreas, respectivamente. 

 

En el caso de la coliflor, suma 31.900 hectáreas a nivel nacional, de las que 2.400 se cultivan en Andalucía, 2.000 en Navarra y otras 1.100 en Murcia. Todas estas cifras evidencian el protagonismo de las básicas en el Levante peninsular, pero también en otros puntos de España.

 

El cultivo del brócoli y la coliflor, como el resto de plantas, necesita elementos nutricionales esenciales para su correcto desarrollo. Estos se pueden diferencia en macronutrientes primarios (nitrógeno, fósforo y potasio), macronutrientes secundarios (magnesio, calcio y azufre) y micronutrientes (manganeso, cobre, cloro, molibdeno, zinc, hierro y boro). Cada uno de ellos juega un papel esencial y la falta o exceso de alguno puede producir problemas en el ciclo del cultivo.

 

Para diseñar un correcto programa de fertilización para cualquier especie vegetal, es necesario conocer los nutrientes disponibles en el suelo, así como aquellos que son aportados a través del agua de riego. Por ello, es imprescindible realizar un análisis de suelo y agua para ajustar al máximo la cantidad de fertilizante a aplicar en base a los requerimientos de la planta en cada fase del cultivo, disminuyendo así su pérdida. Para una adecuada nutrición, Vellsam Materias Bioactivas dispone de varias soluciones adaptadas a cada etapa fenológica del cultivo. 

 

Para un buen desarrollo inicial, Vellsam cuenta con su línea NPK Gel Plant Power 7-20-7, que se puede aplicar desde el trasplante hasta el inicio de la formación de la pella. De forma complementaria, es recomendable el uso de Bactron, un potente regenerador de suelos, y Rhyzoprime, un promotor del crecimiento, aplicados en las primeras fases de desarrollo.

 

A mitad del ciclo, para las fases de crecimiento e inicio de formación de pellas, es conveniente la aplicación de bioestimulantes a base de glicina-betaina más prolina (Osmogreen Plus); aminoácidos de alta eficiencia (Vellamin 24), así como formulados a base de algas (Algavell y/o Eklovit), indicados para situaciones extremas de temperaturas, sequía o salinidad, que ayudan a reducir la incidencia de fisiopatías. De esta manera, se protege a los cultivos de estrés hídrico y térmico, con la utilización de bioestimulantes que fortalecen la planta y favorecen su desarrollo.

 

Para cerrar el ciclo, los productos con base de calcio y potasio como Vellca Plus, combinado con Vellpotasium, son fundamentales durante la formación, engorde y terminación de pellas o frutos. También la utilización de Molibore, un producto a base de boro y molibdeno, es importante debido al ciclo corto, rápido crecimiento y alta producción.

En Vellsam diseñamos y producimos soluciones biotecnológicas para mejorar la forma en la que se cultivan los alimentos de buena parte del mundo.